¡Rebisa el testo!

Durante los últimos 12 meses he tenido que revisar muchas traducciones. El contenido era sencillo (descripciones de hoteles) y creo que ese fue el motivo por el que me encontré con un montón de errores de ortografía, estilo y contenido. Por supuesto, ver un error de vez en cuando no me supone ningún problema porque todos somos humanos, pero tuve que corregir nombres de hoteles mal escritos, construcciones gramaticales inventadas y errores ortográficos como para hacer que a una le sangrasen los ojos.


En esta empresa trabajábamos con Google Translator Toolkit que, claro, la mayoría de las veces que proponía traducciones nuevas eran muy graciosas y como era el único compi con el que tenía contacto, tenía que reírle las gracias. El problema es que a mucha gente las propuestas del GTT no debían parecerle tan disparatadas porque las dejaban tal cual, ¡ale! Que sí, que la frase se podía entender medianamente pero no parecía escrita por un nativo.
Bueno, vale ya de criticar. He escrito este artículo para hablar de la importancia de revisar y de hacer las cosas lo mejor posible. A mí me llevó unas semanas encontrar mi “técnica de revisión” y probablemente cada uno deba encontrar su propio método, pero aquí dejo la receta por si a alguien le sirve:
Ingredientes:
– Microsoft Word o un primo hermano que marque los errores ortográficos
– Folios
– Boli de color vistoso
– Rotulador de otro color
– Té o café (opcional)

● Si te lo puedes permitir deja pasar un tiempo entre la traducción y la revisión.
● Copia el texto en Word y corrige los errores ortográficos si los hay.
● Imprime el texto. Lo de imprimir siempre es un poco polémico porque gastas papel y los árboles mueren, pero sinceramente, creo que así la vista “descansa” un poco y es más difícil que se te pasen cosas por alto. Para ahorrar papel imprime a doble cara y utiliza papel reciclado. Esto no sé si es manía o no, pero creo que se revisa mejor si se cambia el interlineado a 1,5 (para que ocupe menos el texto se pueden poner los márgenes estrechos).
● En este caso particular de traducir descripciones de hoteles encontré muchos sinónimos para el concepto “tiene” (dispone de, cuenta con, está provisto, está equipado con…), pero debía tener cuidado con no poner “dispone de” 3 veces seguidas ¬¬. Para evitar esto, subrayaba los verbos (no tardaba más de 15 segundos por hotel) y los cambiaba estratégicamente para no poner el mismo verbo 2 veces seguidas. (Bueno, esto es una chorrada que depende del tipo de texto y de cada uno, pero yo ahorraba bastante tiempo revisando)
● Leer el texto una vez y marcar los errores y las dudas con el boli vistoso.
● Esperar un rato (o un día si tienes mucho tiempo).
● Leerlo una última vez y corregir los errores en el PC.
Como ya he dicho, la manera de traducir y revisar es algo muy personal y depende en gran medida del tipo de texto que se debe traducir y del tiempo del que se dispone. Eso sí, pa hacer un churro no hagas na.


¡Hasta otra!