Mi casa es una ruina [modo egoblog: ON]

Hace poco que me he mudado. Las dos primeras semanas la casa estaba como para invitar a una madre pero el deadline (o deathline o dearline, según quién lo diga) se acerca y eso SE NOTA.

La casa está desordenada, hay ropa por la cama, polvo en la estantería, poca comida…Mi mesa está abarrotada de papeles, todos ellos utilísimos e importantísimos (y que nadie me diga que mesa desordenada=mente desordenada, que ya lo sé). Me he olvidado hasta de descongelar la comida y todavía no domino la función “descongela cosas” del microondas. Y, sobre todo, me duele la espalda y todo el cuerpo porque ayer salí a correr, que pa qué saldría si yo no he corrido en mi vida. Salí con mi pariento, que demostró haber visto más de una vez y más de dos La [maldita] Chaqueta Metálica y ayer me tocó ser su recluta patosa…hoy me duele hasta el cielo de la boca.

Y ya está, yo he venido a quejarme y eso he hecho. Y también sé que los expertos en motivación y espiritualidad dicen que no es bueno y que si la vida te da limones…pero ¿y lo a gusto que se queda una después?

Anuncios