Malas noticias:

Puede que no utilices el Trados (ni ningún primo hermano) en la vida y que hagas las traducciones en Excel y Word y que te des cuenta de eso después de gastarte los 700-800-900€ (depende de si están en rebajas, de si ProZ te dice algo o yo qué sé).

Puede que un cuaderno sea más fácil de utilizar que esa App tan cool.

Puede que un Office no pirata funcione mejor que uno que sí.

Puede que engordes 5 kilos en tu primer año de trabajo y que todos se vayan al mismo sitio.

Puede que las empresas grandes tarden MESES en pagarte y que las pequeñas te paguen el mismo día. También puede que rechaces a una pequeña por el prestigio de la grande y luego…ZAS!

zas

Puede que tu project manager pase de tu jeta.

Puede que el cliente te haga unas sugerencias terminológicas como para indignarte e irte a la Puerta del Sol 2 semanas. Puede que tú le comentes que hay mejores opciones y que pase de tu jeta again (o que te explique amablemente que le sale muy caro cambiarlo todo [cosa que comprendo, bro]).

Puede que Hacienda te retenga mucho dinero, tú te enfades, nadie te haga caso y cuestiones el sistema tributario. Hasta que veas las noticias y te sientas mal por haber pensado en cobrar por Western Union y meterlo todo en latas de membrillo en un doble fondo de tu armario.

Puede que te mires al espejo y te digas “Good Lord, ¿hace cuánto que no te peinas?”.

Puede que el Twitter esté muy bien, pero puede que el bar sea mejor.

Puede que un proyecto fácil te haga ganar dinero más rápido, pero puede que te aburras tanto que te plantees si de verdad te gusta la traducción.

Puede que lea este post dentro de 3 años y piense que qué gilipollas estaba en 2012.