Nos quejamos de vicio

Es que me pagan poco, es que no consigo trabajo, es que los impuestos son muy altos, es que la restricción de caracteres…mimimimi. Esa era yo hasta ayer. Ayer se me reveló una anécdota traductoril tan horrible que “lo mío” me parece ridículo. Seguro que “lo vuestro” también os lo parece ahora.

En 1969, Georges Perec, miembro del OuLiPo, escribió una novela de intriga llamada La disparition. Aquí dejo un pequeño fragmento para que lo leáis o lo observéis si no sabéis francés. En el fragmento y en la novela hay algo raro, a ver si lo veis:

Anton Voyl n’arrivait pas à dormir. Il alluma. Son Jaz marquait minuit vingt. Il poussa un profond soupir, s’assit dans son lit, s’appuyant sur son polochon. Il prit un roman, il l’ouvrit, il lut; mais il n’y saisissait qu’un imbroglio confus, il butait à tout instant sur un mot dont il ignorait la signification.

El maldito Perec escribió una novela de 320 páginas sin utilizar la letra “e”. ¿Era un crack? Sin duda. ¿La novela tenía sentido? Digamos que es dificilita de leer. ¿Se ha traducido? Ya te digo.

Ayer leí un fragmento de una traducción:

Tonio Vocel no concilió el sueño. Encendió el fluorescente. Miró el reloj: cinco y quince. Suspiró hondo, se sentó en el lecho, se reclinó sobre el cojín. Cogió un libro, lo ojeó y lo leyó; pero solo pudo ver un lío enorme; los términos confusos le impidieron seguir el hilo.

ZASCA. Traducido sin la “a”. Im-presionante.

Según Wikipedia, en el 98, los traductores Marisol Arbués, Mercè Burrel, Marc Parayre, Hermes Salceda y Regina Vega obtuvieron el Premio Stendhal de traducción con El secuestro, que es como se tradujo al español. No me extraña, menudo trabajito.

El querido Perec también escribió una novela solo con la vocal “e”, aunque con faltas de ortografía, jugando con la homonimia y haciendo alguna trampita. En cualquier caso, los que en su día fliparon con Nach, morirían de asombro leyendo este libro.

Estelle, cependent, persévère près de l’Evêqe et espère qe le sperme se déverse de cette qeqette q’elle ne cesse de brenler, mets l’Evêqe est très près de ses septente berges et les verges de grends-pères, certes, menqent de verve, de genesse et de ggêté.
– Très chère enfent, fêt l’Evêqe, ne te désespère ! Tes brenlettes m’enchentent, mets je sens qe je te pèse et te permets de chercher qelqe verge enchenteresse ! Prend Tencrède, l’est vrément ferré !
– Z’ètes schwette, Emeenence, repleeqe Estelle, et ne me pesez ! J’hème les vétérents et les presqe-centenères ! Mets cette Excellence me permet-elle de l’éder de qelqe recette secrète ?
– Vrément secrète ? demende l’Evêqe.
– Certes, secrète n’est le terme réel, cette recette est dens qelqes textes

Esta obra no ha sido traducida al español, así que si no tenéis nada que hacer durante el verano…

¿Me ayudas a averiguar cuánto cobra en realidad un traductor?

Hola,

He creado una encuesta para saber cuánto cobra un traductor. Son solo 10 preguntas y cuantas más personas participen, mejor. Lo ideal es que contesten personas con diferentes especialidades, tarifas, años de experiencia, puntos de vista sobre la traducción…

Cuando consiga suficientes respuestas, combinaré los resultados con los datos que he recopilado poniendo ofertas de trabajo en ProZ* (todo de forma anónima) para tener una idea algo más precisa de cuánto cobra un traductor y compartiré los resultados en este blog.

Habrá personas que no puedan/quieran contestar a todas las preguntas. No pasa nada, cada respuesta cuenta. Las respuestas son abiertas, por lo que podéis indicar todos los “dependes” y todos los ejemplos que queráis.

Creo que este es un tema muy interesante y que la respuesta a la pregunta suele ser demasiado vaga, que yo lo entiendo, ¿eh? A mí tampoco me gusta decir “cobro X”. También sé que depende de la especialidad, del grado de dificultad, de si hay que maquetar, de si es fin de semana, de si es con urgencia, de si es jurada, de si son 4 palabras…EN FIN, de muchas cosas. Todo eso se puede indicar en la encuesta.

Muchas gracias a todos

* Las ofertas de trabajo eran reales ¬¬

Expresiones que no significan nada

Mis yayos tienen una pequeña casa de campo en un pueblo de Sevilla. Al llegar las vacaciones escolares, yayos, padres y nietos íbamos allí a pasar julio, agosto y un trozo de septiembre. El yayo iba a por un carrito de gaseosa y nos dejaba “beber a morro toda la que quisiéramos”, dijesen lo que dijesen nuestras madres. Supongo que esto era lo que inauguraba nuestro verano.

La casa estaba un poco aislada, así que teníamos que divertirnos con lo que había allí: huerto, perros, gatos, árboles, piscina y primos. Hacíamos pócimas con hierbas y barro, perseguíamos a los gatos, nos tirábamos naranjazos, pisábamos el huerto (sin querer), nos pegábamos por el mando de la tele y dábamos por saco hasta que nos dejaban bañarnos en la piscina, ya que ninguno de nosotros creía en el famoso corte de digestión.

Los padres no se enteraban de todo, solo cuando íbamos llorándoles, pero el yayo se enteraba de CADA chandrío. No recuerdo que nos riñera a menudo, solo cuando nos portábamos FATAL y cuando hacíamos bastante daño a otro primo. Entonces nos decía “venid aquí” y pronunciaba una frase que nos acojonaba a todos. No sabíamos qué significaba, pero recuerdo que nos asustaba muchísimo y suponíamos que era lo más doloroso que se le podía hacer a una persona. Esta expresión era: como vuelvas a ____________ te voy a meter el brazo por la manga.

Esa frase era lo peor, pero lo peor. Cuando se alejaba después de pronunciar las palabritas nos quedábamos pensativos un buen rato y días después amenazábamos a los primos más pequeños con chivarnos de lo que fuera para que “les metiesen el brazo por la manga”. Casi siempre lloraban. Vamos es que “saco la correa de becerro” no le llegaba ni al tobillo en la escala del miedo.

Por suerte, esa frase la reservaba para las “grandes ocasiones”, no más de 3 veces por verano🙂

Un cliente extraordinario

He hecho una pausa traductoril para decir que hay clientes extraordinarios, magníficos, estupendísimos, superadorables y seguro que muy guapos.

Este cliente no solo paga bien (aunque como no son 12 céntimos, puede que sea una miseria para algunos) sino que también ha adjuntado una captura de pantalla para CADA frase. Sí, sí, cada fucking frase de la aplicación.

Como era de esperar, oh, pobre de mí, me he dado cuenta cuando ya llevaba la mitad, pero nunca es tarde si la dicha es buena.

Lástima que solo sean 500 palabras.

Desde aquí le mando un rayo de buen karma a este hombre o mujer y le deseo una vida muy feliz.

El día que publiqué una oferta de trabajo en ProZ

Hace unos días me ofrecieron dos traducciones inversas, al inglés y al francés. Decidí aceptarlas y buscar a 2 nativos que las revisasen (a los que pagaría de mi bolsillo), así que publiqué una oferta de trabajo en ProZ. Fue un día un poco raro porque normalmente soy yo la que busca trabajo y no la que ofrece (y menos mal porque vaya rollo). Contestaron a mi anuncio 23 personas.

Los datos de la revisión eran los siguientes:

Temática técnica

Revisión de una traducción del español al inglés y al francés en Word

No incluí tarifa

Pedí que fuesen nativos

Adjunté 2 frases para que las tradujesen

Me contestaron traductores que acababan de empezar y traductores con muchos años de experiencia. Me sorprendió que gente con mucha experiencia, un CV que ya lo quisieran muchos y recomendaciones de clientes anteriores cobrasen entre 0.03 y 0.04 EUR por palabra revisada, mientras que los que pedían más eran agencias y personas con menos de 5 años de experiencia. Este es un resumen de las tarifas, ordenadas de menor a mayor:

Revisiones ES>EN Revisiones ES>FR
0.014 EUR 0.021 EUR
0.015 EUR 0.021 EUR
0.02 EUR 0.021 EUR
0.021 EUR 0.03 EUR
0.023 EUR 0.03 EUR
0.025 EUR 0.04 EUR
0.029 EUR 0.08 EUR
0.036 EUR 0.09 EUR
0.043 EUR ¿?
0.08 EUR
0.08 EUR
24 EUR/hour
25 EUR/hour
¿?

Eliminé de mi lista a las siguientes personas:

1) A los que no hicieron la prueba. No sé si no se habían fijado en que había que traducir esas 2 frases (27 palabras), si les había dado flojera o qué, pero no tenía tiempo de ponerme a mirar currículum  (ya sé que eso ha quedado muy workaholic, pero ese día estaba muy liá) ni de pensar en si eso indicaba que eran despistados y en que me iban a cafrear la traducción.

2)  A los no nativos.

3) A los presupuestos demasiado altos para mi bolsillo. No iba a pagar por la revisión más de lo que me iban a pagar a mí por la traducción. Se ve que algunas personas cobran 0.09 EUR/pal por revisión, aunque no conozco a ninguna personalmente.

4) A los que cometieron faltas de ortografía en su traducción. Vale que te equivoques en el texto de “Hola, soy traductor ES>FR” porque no estés escribiendo en tu lengua materna, pero en la traducción NO.

5) A los que hicieron una traducción muy churri.

6) A los que no indicaron su tarifa. Igual que no tenía tiempo para mirar todos los CV, tampoco lo tenía para ponerme en contacto con las personas en cuestión y preguntarles cuánto iban a cobrar.

Jo, tío

Jo, tío

Eso me dejó con un total de 6 candidatos que tenían un CV interesante, habían hecho bien la prueba y cobraban una tarifa que me podía permitir. ¡6 de 25!

Los criterios que seguí para encontrar a LOS ELEGIDOS fueron:

– Traducción favorita (difícil elección).

– Las estrellitas de ProZ (comentarios positivos de clientes anteriores).

– El más “caro”. Un traductor-revisor que cobre menos de 2 cénts/palabra por un texto técnico me resulta sospechoso.

Ese día también descubrí algunas cosas que supongo que también molestan un poco a otras personas que ofrecen trabajos:

– Parrafadas inmeeeeeeeensas. ¿Por qué me cuentas lo que has hecho en los últimos 30 años? Con que hagas la prueba, indiques tu tarifa y me digas si has hecho traducciones relacionadas con el tema es suficiente.

– Información irrelevante en el cuerpo del mensaje. Por ejemplo: herramientas de TAO cuando el documento es un Word de 1500 palabras, otros trabajos que no tienen nada que ver con el tema del texto ni con la traducción…

–  Personas que tardan en contestar a los correos. Encontré un revisor que me gustó, le envié un e-mail preguntándole una cosa y me contestó 2 días después. Para entonces, con todo el dolor de mi corazón, ya le había dado el trabajo a otro revisor.

– Personas que son trilingües. Un revisor (?) español se ofreció a revisarme ambos textos: el ES>EN y el ES>FR. ¿De verdad? ¡Diiigo!

– Personas que indicaban su tarifa en horas. Ya sé que es algo bastante común (incluso yo lo he hecho alguna vez), pero trabajar con alguien a quien no conoces sin saber cómo trabaja ni cuánto te va a cobrar…Mal rollo.

En fin, todavía no sé si sacar alguna conclusión de esto, pero quería compartirlo con la clase. Perdonad la parrafada y que paséis buena semana😉

Vídeo

¡Hora de patear traseros!

El otro día, Scheherezade Surià publicó una entrada muy interesante y divertida sobre los calcos. Casualmente, ayer me puse a ver los últimos capítulos de la serie Malviviendo, que recomiendo a todo aquel que quiera pasar un buen rato, y me encontré con esta escena tan estupendísima. Enjoy!

Es la primera vez que publico un vídeo, así que no sé cómo enlazar las URL:
Serie Malviviendo: http://malviviendo.com/category/seccion-capitulos/
Entrada de Scheherezade: http://enlalunadebabel.com/2013/11/12/calcando-que-es-gerundio/

Los “listos” son nuestros enemigos

Cuantos más días pasan, más cuenta me doy de que hay mucho listo (en el sentido despectivo) en este mundo, el de la traducción y el de ganar dinero en general. Hay listos a secas, “listos” y listos que de tan listos que son, son tontos.

Ejemplo de LISTO:

– Hola Ana, tengo esta traducción muy facilita (todas son facilitas) y voluminosa (sí, voluminosa sí que es, gracias, majo), ¿estás disponible?

– ¡Sí! ^_^

[Ana traduce 12 horas al día durante 5 semanas. Pega un post it en la pantalla con el dinero que le han dicho que le van a pagar para alegrarse la vista de vez en cuando, ya que la pobre no ve la luz del sol. Por fin, envía la traducción y la factura.]

– Oye, que mi jefe dice que eso es mucho dinero. Tenemos que rebajar unos 2000 euros.

– ¿Cómorrrrrrr?

– Eso, y que si no, no contamos más contigo.

[Un sentimiento de WTF?? invade el cuerpo de Ana que, cabreadísima, pasea por su casa pensando a qué puede darle un puñetazo. Ha de ser algo duro para que duela un poco, pero no tanto como para hacerse daño y no poder traducir si le mandasen otra cosa. Se decide por una puerta.]

– Deja que me lo piense. [Ana consulta con sus padres. Su madre le dice que haga la rebaja, que de todos modos ganará mucho dinero y que otro encargo como ese sería maravilloso. Su padre suelta un “que les den por culo, tú pídeles lo que te dijeron, que lo hubiesen pensado antes”.]

– Venga, pues rebaja, pero 1500 que 2000 es demasiado.

– Lo hablaré con mi jefe.

Al final, Ana rebajó 1500. No volvieron a encargarle nada (la empresa cerró, Ana hizo la traducción divinamente y no tuvo culpa, ¿eh?) y desde entonces Ana sigue la filosofía de “más vale pájaro en mano que ciento volando”. Y se pasa las promesas de “long term projects”, de “long term collaborators” y de “2 years projects” por el arco del triunfo.

Ejemplo de “LISTO”:

Oferta: Buscamos a profesionales que quieran colaborar con nosotros para añadirlos a nuestra base de revisores y enviarles muuuuchos proyectos. Pagamos 0,03 EUR por palabra revisada.

[Ana está de acuerdo. No le parece mucho dinero, pero tampoco cree que sea demasiado poco, así que manda su CV.]

– Hola Ana, tendrás que hacer una prueba de revisión para nosotros, ¿estás de acuerdo?

– Ajá.

– Estupendo. [La señora le manda a Ana una prueba de revisión de 8 páginas (HELLOOOO???)]

[Esta historia es bastante corta porque Ana abre la prueba de revisión, se da cuenta de que la traducción la ha realizado una máquina o un mono que no sabe español, se da cuenta también de que tendría que volver a traducirlo todo de nuevo y tras valorar pros (?) y contras (!) decide disfrutar del fin de semana, esta vez sin endiñar a la pobre puerta.]

Ejemplo de LISTO QUE DE TAN LISTO QUE ES, ES TONTO:

– Hola Manolita, tenemos una traducción de 40.000 palabras ¿te interesa?

– Sí, ¿para cuándo sería?

– Para pasado mañana.

[Manolita va a casa de Ana a quejarse. Ana se pregunta qué clase de persona encarga 40.000 palabras para pasado mañana. Manolita dice que hará lo que le dé tiempo. La empresa acepta. Todos contentos, aunque queda demostrado que hay gente que no vale para encargar traducciones.]

Bueno, como la parte criticona que hay dentro de mí se ha quedado a gusto, os dejo este vídeo de la película “Mejor Imposible” con el que seguro que muchos de los que trabajáis en casa os sentís identificados: